¿Qué va a cambiar en las Fuerzas Armadas tras la crisis del COVID-19? ¿Pactos de la Moncloa?

Artículo de Opinión

Mucho me temo que, especialmente, para los militares de la escala de tropa y marinería, nada. Tras varios años en los que los nuevos partidos políticos hacían sus propuestas para dotar de más derechos a todo el personal militar y solucionar el problema que hay cuando la mayoría de la tropa cumple 45 años y acaban su compromiso laboral, todo sigue igual y, al parecer, todo seguirá igual.

No hace mucho, el pasado 13 de noviembre, podía leer en “elPeriódico” el siguiente titular:

“El Gobierno: ministerios de Estado para el PSOE y tres vicepresidencias.”

 

     Curiosamente era el día de mi cumpleaños. No esperaba recibir grandes regalos, pues, por mucho que pueda parecer que quiero quedar bien, es algo que, realmente, no me espero. Este año era distinto. Podía haber algo que lo hiciera distinto al resto de los años. Algo que marcase la diferencia.

     El 2019 fue un año repleto de negociaciones políticas, de noticias, de desmentidos… Un año de muchas reuniones en el que miembros de asociaciones militares les explicábamos a los partidos políticos la importancia que había en el Ministerio de Defensa de cambiar ciertas cosas. Cosas que, tras más de 30 años de gobiernos del PSOE o del PP, poco habían cambiado. Muchas situaciones vividas por militares de tropa y marinería bien podrían estar sacadas del mismísimo guion de la serie de TVE “Cuéntame”. La situación política, en la que tanto el PSOE como el PP había hecho que perdieran las mayorías absolutas que obtenían en anteriores elecciones, permitía que los nuevos partidos, que venían “cargados” de promesas y buenas intenciones para nosotros, militares, hacía propicio que todo cambiase. Precisamente el día de mi cumpleaños empecé a sospechar que, como dice la canción, “la vida sigue igual” y parece que seguirá.

     Se llaman ministerios de estado al de Defensa, Interior, Exteriores y Justicia. Podía leer en el periódico que, junto al Ministerio de Economía y Hacienda, el PSOE no dejaría que Podemos hiciera grandes cosas en esos ministerios y, mucho menos, dirigirlos. Todo apuntaba a que habría un gobierno de coalición, en el que, aunque fuera un único gobierno “pilotado” por el presidente socialista, Pedro Sánchez, Podemos dirigiría la llamada “política social”. La política social no incluye toda la legislación que afecta a los militares. El Ministerio de Defensa seguiría dirigido por Margarita Robles.
No sólo lo que venía reflejado en el periódico me hacía pensar que las cosas no iban a cambiar.

     Especialmente estos últimos años, que han habido tantas elecciones, mis compañeros de la Unión de Militares de Tropa, UMT, y yo personalmente, hemos mantenido reuniones con altos dirigentes de partidos políticos, particularmente con aquellos que estaban más dispuestos a cambiar las cosas pues, en realidad, hace años que todos los partidos conocen nuestras propuestas, pero digamos que los nuevos partidos eran (o son) los que pueden hacer “cambiar de idea” a los que siempre han gobernado, PSOE y PP.

     Nos hemos reunido con altos cargos de partidos que podían influir en la formación de un gobierno. Nos reunimos con Macarena Olona (VOX) , Pablo Iglesias (Unidas Podemos) , Albert Rivera (Ciudadanos) , Iñigo Errejón (Más País) . Y eso sólo durante los últimos meses antes de las elecciones. También seguíamos manteniendo contactos con dirigentes del PP o del PSOE, pero su negativa a cambiar “radicalmente” la salida del personal de tropa a los 45 años hacía absurda una reunión. De todas formas, sabían nuestras propuestas.

 

     Todos, repito, todos con los que nos reunimos se comprometieron a tratar los temas que les planteamos en sus programas electorales y en unas posibles negociaciones sobre un fututo gobierno. Tenía el convencimiento de que, tanto si ganaba el PSOE, como el PP o VOX, como algunas encuestas decían, nuestra situación podría empezar a cambiar por la presión que ejercieran los partidos con los que, repito, se comprometieron con nosotros.

¿Qué han hecho dichos partidos? Pues mucho me temo, y empecé a darme cuenta (tristemente) el día de mi cumpleaños, que poca cosa. Me explico:

     El Secretario General de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se había comprometido personalmente conmigo. Su coalición fue clave en la formación de gobierno. Ahora es Vicepresidente. ¿Qué se trató en las reuniones para la formación del gobierno? ¿Qué propuso Unidas Podemos? ¿A qué estaba dispuesto el PSOE a acceder y a qué accedió? Nada sabemos desde entonces.

     Más País, aunque con pocos diputados, también fue decisivo en la investidura del presidente del gobierno. También yo me había reunido con su Secretario General, Iñigo Errejón, que incluso firmó por escrito su compromiso. Las mismas preguntas me hago. Las mismas respuestas tengo…

     Quedaba la opción de que ganase el Partido Popular o incluso VOX. El posible gobierno con Ciudadanos y combinaciones de estos tres partidos también hacían que tuviera la esperanza de que nuestros problemas empezasen a solucionarse. No sumaron mayoría. Todo quedaba en “papel mojado”.

Pero ¿qué han hecho y podrían hacer todos los partidos, gobiernen o no? Mucho, sin duda. Para otras cosas sí han sabido imponerse. Me explico:

   Empezando primero por el gobierno, al parecer, Unidas Podemos, consideró imprescindible, subir el salario mínimo interprofesional,derogar la reforma laboral y crear empleo de calidad, derogar la LOMCE, blindar la sanidad pública, frenar las subidas abusivas de los alquileres de viviendas, crear un bono social y un largo etcétera, pero ninguna medida sobre las Fuerzas Armadas. Ninguna.

   ¿Qué puede hacer Unidas Podemos? Imponerse. Igual que no ha renunciado a algunos puntos que ha considerado imprescindibles, no renunciar a algunas de las muchas necesidades que tenemos los militares, especialmente los de tropa y marinería y, tal y como dijo públicamente Pablo Iglesias y podemos comprobar en el vídeo que se acompaña: “defender la dignidad de nuestras Fuerzas Armadas es defender las condiciones de trabajo de sus profesionales, muchos de ellos amenazados con una patada en el culo cuando cumplan 45 años.

     Unidas Podemos no sólo forma parte del gobierno. También forma parte o apoya gobiernos de Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. ¿Se puede hacer algo desde dichas instituciones? Bastante: reconocer en sus procesos selectivos de personal los méritos adquiridos por los militares, reservar plazas para ellos, establecer convenios de colaboración con el Ministerio de Defensa para la formación y contratación de estos profesionales, etc.

 

     ¿Cuántas reuniones con concejales, diputados regionales y demás miembros de representantes a nivel autonómico y local hemos tenido, incluso otras asociaciones profesionales de militares? Innumerables son ya. ¿De veras tenemos que estar reuniéndonos con decenas de representantes nacionales, autonómicos y locales? En España tenemos 1 Gobierno del Estado, 17 Comunidades Autónomas, 2 Ciudades Autónomas, 8.131 Ayuntamientos, Federaciones de Municipios, Diputaciones Provinciales, a parte de las Cámaras de Comercio, Confederaciones de Empresarios, Sindicatos… ¿Podría Unidas Podemos proponer un “pacto de Estado” para solucionar en todo el territorio nacional y no lo que “buenamente” pueda o quiera hacer cada una de las miles de instituciones que hay en España? ¿Cree Unidas Podemos, en el Ayuntamiento de Sevilla, lo mismo que el de Madrid? ¿O en cualquier Comunidad Autónoma lo mismo que el nacional? Pues después de varios años ya, seguimos sin tener una actuación común en todos los territorios.

“defender la dignidad de nuestras Fuerzas Armadas es defender las condiciones de trabajo de sus profesionales, muchos de ellos amenazados con una patada en el culo cuando cumplan 45 años”.

 

     VOX no gobierna, forma parte de la oposición en casi todas las instituciones. Pero ¿ha impuesto VOX alguna medida que afecte a los militares para la tramitación de, por ejemplo, los presupuestos de la Comunidad Autónoma de Andalucía o Murcia o la formación de esos gobiernos, incluso en la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid? ¿Cuántas de las medidas que ha impuesto VOX en donde ha podido tienen que ver con las Fuerzas Armadas? Recordemos que VOX sí apoya las demandas de UMT. Lo hicieron por escrito. Mucho se habló de la instauración del “pin parental” en mi región, Murcia, pero ¿qué ha conseguido VOX respecto a los militares en alguna de las instituciones en dónde son imprescindibles sus votos?

     Vayamos ahora a Ciudadanos. Albert Rivera también se comprometió por escrito con nosotros. Su partido ha incluido en su programa electoral y en anteriores propuestas en las pasadas legislaturas nuestras reivindicaciones. Cuando VOX aún no tenía representación en el Congreso de los Diputados, Ciudadanos y Podemos eran los “dos grandes partidos” que querían cambiar la situación de los militares: salida a los 45 años, retribuciones, derechos… En la Comisión y Subcomisión de Defensa, Ciudadanos (junto con Podemos) ha votado a favor de numerosas propuestas. Incluso han acudido a diferentes actos reivindicativos de asociaciones profesionales, también al último, organizado por la asociación a la que pertenezco, UMT, recientemente, en Madrid. Aunque tenemos el apoyo a nivel nacional, ¿qué medidas ha propuesto y conseguido Ciudadanos en Comunidades Autónomas y Ayuntamientos en, donde en muchos, forman parte del Gobierno?.

     No olvido al resto de partidos, con menos representación, que también apoyan las reivindicaciones de UMT. Poca representación, sin embargo, gran trabajo pueden aportar, votos en ajustadas votaciones y apoyo social.

    No quiero renunciar a exigirles al PSOE y al PP las mismas medidas. Ambos partidos han gobernado, gobiernan o incluso gobernarán en la mayoría de instituciones y a nivel nacional. Unas veces con el apoyo de partidos minoritarios. Quién sabe si en alguna ocasión en “gran coalición” … Pero choca que en materia de Defensa sí parece haber una gran coalición. Una gran coalición que impide que los graves problemas que tenemos los militares sigan existiendo. Ustedes, miembros del PSOE y del PP:

  ¿Cómo van a solucionar la falta de salidas laborales del personal que finaliza su compromiso a los 45 años? Nos enfrentamos, dicen, a la mayor crisis económica que va a haber desde hace décadas en nuestro país. Se prevé un paro de más del 20%. Las distintas reformas y leyes que ha habido acerca de la relación laboral de los militares de tropa no han funcionado. Miles de militares acaban sus compromisos sin que sea reconocida su experiencia laboral. Bomberos que hacen las labores de bomberos mientras son militares y no se reconoce nada su experiencia en las convocatorias de acceso a diferentes cuerpos de bomberos. Policías militares que hacen tareas de vigilancia en instalaciones de Defensa que dejan de hacer mientras son contratadas empresas de seguridad privadas que, casualmente, sí pueden tener trabajadores de más de 45 años, como es lógico. ¿Cuánto personal de tropa realiza funciones administrativas en oficinas que bien podrían seguir realizando después de los 45 años? ¿A cuántos de estos profesionales se les reconoce su experiencia en las oposiciones en la administración civil, en donde pueden realizar funciones similares? ¿Cuándo va a acordar el Ministerio de Defensa con el de Política Territorial y Función Pública el reconocimiento de las labores de los militares?

     Al hilo de esto de valorar la experiencia de los militares en otras administraciones, ya que tanto el PSOE como el PP, repito, que se oponen a acabar con la finalización de los compromisos a los 45 años, muchas son las voces que dicen “no queremos que se militaricen otras instituciones”, tales como distintas Policías, Guardia Civil, Bomberos, Instituciones Penitenciarias, etc. Me pregunto ¿qué hay de malo en reconocer los servicios prestados por los militares? ¿No deja de ser militar y pasa a ser civil el personal que deja las Fuerzas Armadas para ser policía, bombero o auxiliar administrativo, por ejemplo? ¿Qué tendría de malo que para acceder a ciertas profesiones fuera imprescindible, o al menos valorable, ser anteriormente militar? ¿No es curioso que, por ejemplo, en las entrevistas personales psicológicas de acceso a la Guardia Civil, un elevado número de militares no sean aptos y, sin embargo, sin lo sean para ser militares? ¿Qué diferencias, psicológicamente hablando, presentan los militares y los guardias civiles? Curioso me resulta el “rechazo” de los sindicatos que se niegan a reconocer los méritos de los militares en las oposiciones o la reserva de plazas para ellos, máxime cuando alguno mostró su apoyo en el Congreso de Militares Españoles, realizado en febrero del 2018. De todas formas, aunque me resulte curioso dicha oposición, no deja de ser cierto que la legislación depende del Gobierno y de las Cortes en donde, como he dicho en varias ocasiones, PSOE y PP tienen mucho que cambiar.

 

    Volviendo a lo que podrían cambiar. ¿Cuándo va a acordar el Ministerio de Defensa con el de Educación, el de Trabajo y las Comunidades Autónomas la convalidación de los estudios y las labores profesionales realizadas por los militares que, insisto, quieren que abandonen las Fuerzas Armadas a los 45 años?

     No quiero olvidar algunas cuestiones “menores” que bien podrían ser tratadas por todos los partidos y que, como curiosamente, Esquerra Republicana de Catalunya, (curiosamente por lo de aquello de que muchos consideren que ERC quiere destruir el país) ha propuesto, ¿eliminar la justicia militar? ¿Creen, al menos, que hay que reformarla? ¿Es muy lógico tener justicia militar en tiempos de paz?

     No quiero posicionarme en cuanto a lo de “curiosamente ERC quiere destruir el país” o decir que estoy a favor de lo que proponga uno u otro determinado partido político, por aquello de la neutralidad política de los militares. Neutralidad política que se nos exige a los militares siempre, es decir, también fuera del ejercicio de nuestras funciones. Chocante me resulta que un juez pueda expresar su opinión acerca de cualquier ley, por ejemplo y, sin embargo, sea capaz y esté en la obligación de aplicarla en sus resoluciones judiciales, aunque esté en contra. ¿Los militares no somos capaces de cumplir nuestras obligaciones, aunque mostremos públicamente nuestra disconformidad? ¿Tiene mucho sentido que un militar no pueda expresar su opinión política, pero pueda solicitar pasar a servicios especiales para dedicarse a la política y después volver a ser militar? Mucho se podría escribir sobre esta cuestión…

     Algunas otras “cuestiones menores” que les dejo aquí expuestas para la consideración de TODOS los partidos políticos:

¿Creen ustedes que los militares podemos denunciar las irregularidades que puedan cometer nuestros jefes cuando son ellos mismos los que “deciden” a través de los informes de calificación personal, IPECS, nuestra idoneidad y, por tanto, continuidad, como militares?

¿Creen ustedes que los militares podemos denunciar las irregularidades que puedan cometer nuestros jefes en la asignación del complemento de dedicación especial, CDE, o en otras cuestiones cuando son ellos mismos los que deciden quién “merece” dicho complemento?

¿Ven ustedes lógico que a los militares no se nos compense específicamente las horas extras o las realizadas en festivos, noches, a turnos, la disponibilidad para el servicio y similares cuestiones?

¿Ven ustedes lógico la disparidad de criterios existente entre la sanidad militar y los distintos servicios de valoración de discapacidad laboral de las comunidades autónomas que tienen dichas competencias? ¿Es lógico que la misma discapacidad sea reconocida con un 53% por una comunidad autónoma y sólo con un 25% por la sanidad militar?

¿Ven ustedes lógico que los militares reciban en las maniobras, ejercicios o cursos, distintas dietas en función de su empleo? ¿Acaso el alojamiento o la comida de un militar de tropa es más barata que la del oficial? ¿Es lógico que militares tengan que adelantar los costes de los gastos de las comisiones de servicio?

¿Ven ustedes lógico que el acceso o ascenso dentro de las Fuerzas Armadas esté más condicionado por la edad que por las capacidades físicas o por sus conocimientos o incluso esté limitado el número de convocatorias a las cuales se pueden presentar los militares?

Muchas son las cuestiones que podría seguir planteando. Las Fuerzas Armadas las formamos más de 120.000 militares. Muchas y variadas son las circunstancias existentes, pero hay una sola necesidad: voluntad política. La situación generada, desgraciadamente, por la crisis del COVID-19, ha puesto sobre la actualidad la necesidad de, según algunos, llegar a unos pactos de Estado, los llamados Pactos de la Moncloa.

     Nosotros, los militares, llevamos muchos años reclamando necesidades, demandando nuestros derechos, denunciando irregularidades. Nada nos debe impedir seguir cumpliendo con nuestra obligación y, modestamente, creo que seguimos cumpliéndola, aunque hagamos nuestras peticiones.

     Los militares también nos enfrentamos a esta crisis causada por el virus. Recordemos que muchos de ellos hoy están realizando su labor en la Operación Balmis, seguimos en nuestras misiones internacionales o realizando nuestras funciones cotidianas, imprescindibles con o sin crisis. Pero muchos de estos militares, que hoy están desarrollando su función, mañana cumplen 45 años. Un día están realizando una gran labor y al día siguiente dejan de ser “aptos”.

     Las Fuerzas Armadas son una de las instituciones mejor valoradas por la sociedad, pero nuestras hipotecas, nuestros alquileres, la comida de nuestros hijos y todos los gastos que, como cualquier miembro de nuestra sociedad tiene, no los paga el reconocimiento, la admiración ni la satisfacción por el deber cumplido. Nuestra salud y nuestras condiciones laborales no dependen de reconocimientos, medallas o discursos. Dependen de hechos, de compromisos realizados, de leyes que regulen.

     Nuestra obligación es cumplir nuestra misión. ¿Es la suya legislar nuestras condiciones laborales y solucionar los problemas existentes?

Señores dirigentes: hagan que mi predicción sea errónea. Cambien la situación actual. Gracias.

     No quiero terminar sin lamentar el número de fallecidos que llevamos y lamentablemente vamos a alcanzar. Mis profundas condolencias a todos sus familiares y allegados.

     También querría agradecer al resto de compañeros, de nuestra profesión y de tantas otras profesiones que siguen su labor para conseguir que el impacto de esta crisis sea menor, que los afectados sean los menos posibles y que tanto la salud, la educación, la economía y todo lo que compone nuestra sociedad, sea lo menos afectada posible. Gracias por vuestro trabajo.

Óscar García Velasco

Representante Portavoz de la Unión de Militares de Tropa – UMT

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “¿Qué va a cambiar en las Fuerzas Armadas tras la crisis del COVID-19? ¿Pactos de la Moncloa?”

Copy link
Powered by Social Snap