Los militares se sienten, nuevamente, ninguneados por el Ministerio de Defensa.

La Unión de Militares de Tropa UMT, pregunta al Ministerio de Defensa por qué se aprueban dos normas sin que sean debatidas, aprobadas o ni siquiera informadas en el Consejo de Personal.

     El Ministerio de Defensa ha publicado en su Boletín Oficial dos instrucciones que afectan al personal militar. La primera de ellas es la Instrucción 42/2020, de 10 de julio, del Jefe de Estado Mayor de la Armada por la que se desarrolla el régimen de vacaciones, permisos, reducciones de jornada y licencias en la estructura de la Armada.  También ha publicado la Instrucción 43/2020, de 24 de julio, de la Subsecretaria de Defensa, por la que se establece el Sistema de Respuesta Temprana ante el COVID-19, en situación de nueva normalidad, en el ámbito del Ministerio de Defensa.

     La Unión de Militares de Tropa ha denunciado que dichas normas han sido aprobadas sin que previamente se hayan presentado en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, órgano en el que tienen representación las asociaciones profesionales. Si bien, en dicho órgano, gran parte de las propuestas y alegaciones presentadas por las asociaciones de militares son rechazadas, es la única forma que tienen de mostrar su disconformidad. También destacan que recientemente se han realizado dos plenos extraordinarios y esta misma semana una reunión con la Ministra de Defensa, al anunciar movilizaciones en septiembre para pedir una mejora en sus retribuciones, por lo que si bien, aparentemente todo son buenas palabras, los hechos hacen pensar que están siendo ninguneados.

     La Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, establece en su artículo 49 las funciones del Consejo de Personal y entre ellas no sólo está la de tener conocimiento y ser oído sobre cuestiones como la determinación de las condiciones de trabajo, el régimen de permisos, vacaciones o licencias, si no que, además, tienen que informar con carácter preceptivo y previo a su aprobación, las disposiciones legales y sus desarrollos reglamentarios que se dicten sobre dichas materias.

     Desde UMT se preguntan si dicha Ley Orgánica es sólo de obligado cumplimiento para el personal militar, ya que recoge importantes deberes para ellos, como la disposición permanente para defender a España, incluso con la entrega de la vida cuando fuera necesario, que constituye su primer y más fundamental deber. También recoge limitaciones en derechos fundamentales que el personal civil tiene ya que, según esta ley, el militar está sujeto al deber de neutralidad política, no puede fundar ni afiliarse a partidos políticos y mantendrá una estricta neutralidad pública en relación con la actuación de los partidos políticos. Tampoco puede ejercer el derecho de sindicación y, en consecuencia, no podrá fundar ni afiliarse a sindicatos ni realizar actividades sindicales.

     Desde la Unión de Militares de Tropa, UMT, recuerdan que han sido muchos los militares que han sido sancionados por no cumplir los preceptos de esta ley y ahora se preguntan por qué, presuntamente, sus dirigentes no la han cumplido y si, en tal caso, también serán sancionados o ellos gozan de inmunidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copy link
Powered by Social Snap